El Plan de Dirección del Proyecto o Alicia en el País de las Maravillas
Escrito por Administrator
Viernes, 13 de Diciembre de 2013 19:31
PDF Imprimir Correo

Conversación de Alicia y el gato risón del cuento:

Pregunta Alicia al gato: ¿Podrías decirme, por favor, qué camino debo seguir para salir de aquí?

Gato: Esto depende en gran parte del sitio al que quieras llegar.

Alicia: No me importa mucho el sitio....

Gato: Entonces tampoco importa mucho el camino que tomes - dijo el Gato.

Alicia: ... siempre que llegue a alguna parte - añadió Alicia como explicación.

Gato: ¡Oh, siempre llegarás a alguna parte - aseguró el Gato -, si caminas lo suficiente!

El Plan de Dirección de Proyectos (de acuerdo al PMI), es el documento que guía la ejecución, el seguimiento y control y el cierre del proyecto. En pocas palabras, en ese plan establecemos a dónde queremos llegar y cómo le haremos.

En cualquier caso, debemos realizar un plan para llegar a algún punto, lo importante es que tengamos claro a dónde queremos ir.

A lo largo de mi experiencia como Director de Proyectos, me ha tocado vivir esta pequeña parte de la conversación entre Alicia y el gato; recuerdo un proyecto que estaba en una situación crítica (tenía 6 meses de retraso), y no teníamos claro cómo salir del problema, pero en realidad más que no tener claro cómo salir del problema, ni siquiera teníamos claro a dónde debíamos llegar, por lo mismo no importaba el camino que tomáramos, bajo este escenario es muy difícil tomar buenas decisiones.

Como Directores, esto nos pasa con nuestros equipos de trabajo, en gran medida, la función que tienen nuestros equipos de trabajo es decirnos qué caminos alternativos podemos seguir, pero para que esos caminos tengan sentido, debemos ser capaces de transmitirles una visión clara de a dónde queremos llegar. Para eso, de acuerdo con el PMBoK Guide del PMI, nos sirven documentos como el Acta de Constitución del Proyecto (Project Charter) y el Plan de Dirección del Proyecto (Project Plan).

Ahora, también tengamos presente las últimas dos líneas de la conversación de Alicia con el gato:

- ... siempre que llegue a alguna parte - añadió Alicia como explicación.
- ¡Oh, siempre llegarás a alguna parte - aseguró el Gato -, si caminas lo suficiente!

Siempre llegaremos a algún lado si caminamos lo suficiente…! lo único malo es que en los proyectos el presupuesto es restringido (finito) y se nos puede acabar a medio camino sin haber llegado a algún lado.

aprendiendo-de-alicia